El Dolor Inguinal o Groin Pain es muy prevalente entre deportistas que practican deportes con multitud de cambios de dirección, velocidad y/o fuerza en miembros inferiores como son el tenis, el fútbol, o el propio atletismo.

El proceso diagnóstico, su tratamiento e incluso la propia comprensión del proceso patológico ha sido tradicionalmente compleja hasta hace unos pocos años, cuando se realizó el Doha Agreements con el fin de clasificar el dolor inguinal en atletas y ayudar a su manejo a los clínicos.

Así, Thorborg K et al decidieron condensar la información disponible en la Evaluación, Diagnóstico por Imagen y Tratamientos más adecuados para el Dolor Inguinal.

¡Te lo contamos!

Examen Clínico del Dolor Inguinal en Deportistas

1) Historia clínica del paciente con Dolor en la Ingle

Este trabajo condensó diversas afectaciones músculo-esqueléticas, ginecológicas, traumáticas o viscerales, que podrían ocasionar dolor referido a la zona inguinal.

Debido a la gran cantidad de posibles causas, nuestra evaluación debe comenzar por una anamnesis meticulosa. También es relevante conocer la naturaleza del esqueleto humano y su proceso de crecimiento, ya que, en ocasiones, atenderemos a atletas más jóvenes que podrán tener afectado este proceso.

El dolor en la ingle generalmente es más común en los atletas masculinos; pero algunas lesiones específicas, como las fracturas por estrés en y alrededor del anillo pélvico, son más comunes en las atletas femeninas. En atletas jóvenes con esqueleto inmaduro, las apófisis pélvicas son vulnerables a las lesiones. Otras lesiones que pueden aparecer asociadas a actividades de alta carga, como patear y correr, son las fracturas por avulsión, siendo las espinas ilíacas anterior-inferior y superior las 2 ubicaciones con mayor frecuencia.

Además, la apofisitis púbica debe considerarse en el diagnóstico diferencial del dolor de cadera e ingle en atletas a medida que envejecen hasta los veinte años.

Los atletas adolescentes también tienen un mayor riesgo de problemas relacionados con la cadera de deslizamiento de la epífisis femoral superior, enfermedad de Legg-Calvé-Perthes o displasia acetabular.

El dolor en la ingle relacionado con la cadera es más probable que ocurra en atletas maduros a partir de los veinte años, y la osteoartritis (OA) de la articulación de la cadera también debe considerarse como una causa de dolor en la ingle en atletas mayores.

Os hemos condensado todas las posibles causas presentadas en el Doha Agreements en un listado de 40 causas de dolor inguinal:

2) Examen físico del Dolor Inguinal

Es importante que estemos atentos a posibles banderas rojas, ya que es posible que problemas abdominales o pélvicos puedan reproducir un dolor similar al músculo-esquelético. Fiebre, pérdida de peso inexplicable, traumatismos, micción dolorosa, dolor nocturno o uso prolongado de corticosteroides, deben hacernos sospechar.

Una vez que se ha descartado una patología grave, se deberá buscar posibles patologías relacionadas con la columna lumbar y la articulación sacroilíaca. Falta de periferización o centralización de los síntomas del atleta con pruebas repetidas de ROM de la columna lumbar, elevación de la pierna estirada negativa  y las pruebas de Slump ayudan a descartar la existencia potencial de patología discogénica/radiculopatía.

La patología de las articulaciones facetarias se descarta mejor con una prueba de extensión-rotación lumbar negativa.

A pesar de la naturaleza controvertida de las pruebas de patología de la articulación sacroilíaca, la Thigh Thrust Test  tiene una buena utilidad clínica para descartar (sensibilidad, 88%; cociente de probabilidad negativo = 0,18) un posible origen del dolor inguinal en la articulación sacroilíaca.

Clasificación de los atletas según ciertas entidades clínicas basadas en pruebas de provocación del dolor:

Entidades Clínicas asociadas al Dolor Inguinal:

– Dolor Inguinal asociado a Aductores
– Dolor Inguinal asociado a Iliopsoas
– Dolor Inguinal asociado a la Ingle
– Dolor Inguinal asociado al Pubis
– Dolor Inguinal asociado a la articulación de la cadera
– Dolor Inguinal asociado al Síndrome del Impingement Femoroacetabular o FAI.

La sensibilidad a la palpación está presente en las entidades clínicas definidas por el Doha Agreements (aductores, pubis, ingle e iliopsoas) , el cual suele tener relación con el papel las estructuras anatómicas que abarca la entidad específica. Específicamente, el testing muscular ayuda a evaluar si el componente es muscular o no.

Un ejemplo: En las pruebas de resistencia de los aductores, el dolor debe sentirse en la región de los aductores para clasificarlo como dolor en la ingle relacionado con los aductores.

Tenemos un hilo en Twitter donde explicamos en profundidad cada uno de las presentaciones clínicas, y sus síntomas y signos característicos:

Pruebas de Imagen

Aunque tienen su utilidad para complementar el diagnóstico y para descartar posibles banderas rojas, las pruebas de imagen deben quedar como segunda opción en la evaluación de la ingle. Debe prevalecer la presentación clínica y la anamnesis tal y como se especifica en el Acuerdo de DOHA para el diagnóstico.

Un uso excesivo e inapropiado de pruebas de imagen puede ser problemático, ya que como sabemos, la morfología no se correlaciona con la sintomatología. Su abuso puede promover un estado de hipervigilancia del deportista, y con ello miedo al ejercicio y movimiento.

Pruebas de función para el Dolor Inguinal

La mayoría de los atletas con dolor en la ingle pueden continuar entrenando durante varios meses antes de que llegue a ser discapacitante. Continuar entrenando y jugando con dolor en la ingle puede resultar en estrategias de compensación de movimiento, lo que resulta en una disminución de la función y el rendimiento. Por lo tanto, se debe evaluar sistemáticamente el

– ROM articular,
– la fuerza muscular,
– la función y
– el rendimiento deportivo, complementándolo con medidas de resultado autoreportadas por el paciente (PROMS) como la escala HAGOS.

1) Movilidad de Cadera

Una revisión sistemática reciente que examinó las deficiencias en atletas no observó diferencias significativas en el ROM entre atletas con síndrome FAI y controles sanos. El valor clínico de incluir el ROM de la cadera sigue siendo incierto.

Aunque se ha reportado que diferencias de más de 5 º en ROM entre un miembro y otro pueden servir para guiar la estrategia terapéutica, en ocasiones es difícil diferencial si esta diferencia es debida a causas morfológicas óseas, causa condral o muscular.

2) Fuerza Muscular de la Cadera

La disminución de la fuerza muscular de la cadera parece ser un hallazgo constante en los atletas con dolor en la ingle. Se han demostrado deficiencias en la fuerza de los músculos de la cadera en atletas con dolor en la ingle relacionado con los aductores y el pubis, relacionado con la cadera, síndrome FAI o después de una artroscopia de cadera, a menudo para varios planos de movimiento de la cadera. También han mostrado reducción de la abducción de la cadera y de la fuerza de los músculos abdominales.

Por lo tanto, son importantes las mediciones objetivas de la fuerza de la cadera en todos los planos de movimiento. Cuando se utiliza la dinamometría manual, los resultados pueden interpretarse en función de los valores normativos publicados para poblaciones específicas (tipos de atletas) o en comparación con la extremidad no afectada. Cuando se compara con el lado no afectado, se puede calcular un índice de simetría de la extremidad inferior dividiendo la fuerza de la extremidad afectada por la extremidad no afectada.

3) Desempeño Físico y Funcional

El uso del Single-Leg Stance, la sentadilla con una sola pierna y el Star Excursion Balance Test para atletas con patología de cadera está respaldado por la literatura científica.

El Single Leg-Stance, busca analizar cualquier tipo de compensación de la pierna afecta, tronco, cadera, tobillo, etc. durante bipedestación, levantándose o manteniéndose en monopodal. En este vídeo se explica detalladamente su uso:

El Star Excursion Balance Test busca evaluar la capacidad de control postural durante tareas dinámicas de la pierna contralateral. Dibujando una estrella con vendajes adhesivos en el suelo, se solicitará al paciente llegar con la pierna que se encuentra en el aire lo más lejos posible.

Se han observado déficits en los test en casos de patología clara de la cadera o antecedentes de cirugía de cadera, aunque en casos sin diagnóstico claro, los resultados no son tan concluyentes. Aún no está claro cuán clínicamente aplicables son estas medidas cinemáticas y cómo se relacionan con el manejo.

Sin embargo, se necesita más investigación antes de sugerir la implementación clínica estándar y generalizada de pruebas relacionadas con el rendimiento para atletas con dolor en la ingle que no está relacionado con la cadera.

4) PROMS o Cuestionarios Clínicos para el Dolor Inguinal

Los atletas con dolor en la ingle muestran reducciones sustanciales en las puntuaciones de los cuestionarios autoinformados sobre dolor, función física, participación/rendimiento y calidad de vida. 

Tanto el Copenhagen Hip and Groin Outcome Score (HAGOS) como la herramienta internacional Hip Outcome Tool son medidas confiables, válidas y receptivas para pacientes con dolor de cadera y/o ingle.

La escala HAGOS ha sido traducido a 14 idiomas y es fácil de implementar en la práctica clínica. La realización estándar y repetida de HAGOS y/o la herramienta internacional de resultados de cadera puede ayudar a evaluar el progreso y guiar el plan de tratamiento. Este cuestionario es el único que evalúa la función relacionada con el deporte y la actividad física de la cadera y la ingle.

¿Sabías que RehBody permite el envío automático de la escala HAGOS para tus pacientes de Cadera?

Clínicamente, se pueden medir cambios de 10 a 30 puntos a nivel individual, según la población específica de pacientes y la subescala utilizada.  La mayoría de los atletas con dolor inguinal buscarán tratamiento cuando sus puntuaciones en la escala HAGOS (para la función relacionada con el deporte y la participación/rendimiento) sean inferiores a 50 puntos en una escala de 100 puntos, donde 100 puntos indican una función perfecta.

RehBody como Sistema de Telerehabilitación y Telemonitorización de Pacientes con Dolor Inguinal

Tal y como defiende y argumenta la literatura científica más actual, la clave para un buen tratamiento de un atleta con Dolor Inguinal es una correcta evaluación inicial, y sobre todo, un correcto seguimiento de la Evolución de la clínica del paciente y de su estado funcional.

El hecho de elegir un ejercicio como el del lateral (extensión de cadera) y que este sea efectivo, dependerá de que nuestra evaluación sea meticulosa.

Para ello, RehBody dispone de escalas autoreportadas por el paciente como la HAGOS (Copenhagen Hip and Grin Outcome Score), escala utilizada tanto en investigación como a nivel clínico, y validada al castellano (Esteve E et al 2015) que permiten monitorizar 6 dimensiones diferentes:

+ Dolor
+ Síntomas
+ Función física durante las Actividades de la Vida Diaria
+ Función Física durante Actividades Deportivas y de Ocio
+ Participación en Actividades Físicas
+ Calidad de vida relacionada con la Cadera

Aquí podéis ver un ejemplo de representación de los resultados de uno de nuestros pacientes con Patología Inguinal, atendido en consulta, al que se le planteo el trabajo mediante la tecnología de RehBody. Se representa la evolución del paciente con la escala HAGOS en diferentes momentos de su proceso de recuperación:

¿Cómo podemos abordar el Dolor Inguinal en deportistas? ¿Qué dice la evidencia científica sobre el tratamiento para cada una de las entidades clínicas del Acuerdo de Doha?

​🚩¡¡Lo vemos en la segunda parte de este Blog!!​🚩

Referencias

Esteve E; Cordt M; Cerdán J; Thorborg K Spanish translation and cross-cultural adaptation of the Copenhagen Hip And Groin Outcome Score (HAGOS). (DMK) 2015

Thorborg K, Hölmich P, Christensen R, Petersen J, Roos EM. The Copenhagen Hip and Groin Outcome Score (HAGOS): Development and validation according to the COSMIN checklist. Br J Sports Med. 2011;45(6):478–91.

Thorborg K, Reiman MP, Weir A, Kemp JL, Serner A, Mosler AB, et al. Clinical examination, diagnostic imaging, and testing of athletes with groin pain: An evidence-based approach to effective management. J Orthop Sports Phys Ther. 2018;48(4):239–49.

Weir A, Brukner P, Delahunt E, Ekstrand J, Griffin D, Khan KM, et al. Doha agreement meeting on terminology and definitions in groin pain in athletes. Br J Sports Med. 2015;49(12):768–74.

Pablo Rodríguez Sánchez-Laulhé
PT, PhD Candidate & eHealth Researcher